Volver al listado de abstracts

La Unión Escolania de Montserrat: Cien años de historia




Acto nº 22
Tipo de acto Charla
Fecha 20 de Junio de 2013
Lugar Biblioteca Arus Barcelona
Titulo La Unión Escolania de Montserrat: Cien años de historia
Realizado por Josep M. Nasarre, miembro y colaborador del Instituto Masónico de España


Except:
Breve referencia histórica del Monasterio de Montserrat. - El origen del monasterio es incierto, se sitúa hacia el año 880, pero se tiene constancia de que hacia el 1011, un monje procedente del monasterio de Santa María de Ripoll llegó a la montaña para encargarse del monasterio de Santa Cecilia, con lo que el cenobio quedaba bajo las órdenes del abad Oliba de Ripoll. Santa Cecilia no aceptó esta nueva situación y Oliba decidió fundar el monasterio de Santa María en el lugar donde había una antigua ermita con el mismo nombre. A partir del 1082, Santa María pasó a tener abad propio y dejó de depender de forma directa del abad de Ripoll (aunque seguía teniendo importantes vínculos y dependencias).

Esta ermita se había convertido en la más importante de todas las que había en la montaña gracias a la imagen de la Virgen que se veneraba desde el año 880. El monasterio pronto se convirtió en santuario, lo que le benefició, ya que los donativos y las limosnas recibidas le permitieron ir creciendo de forma constante. A finales del siglo XII, el abad regente solicitó que se permitiera ampliar la comunidad de monjes a doce, el mínimo requerido para que pudiera ser considerada abadía. El siglo siguiente fue el del inicio de la lucha de Montserrat para conseguir su independencia del monasterio de Ripoll. Durante el Cisma de Occidente (o Cisma Papal, expresión utilizada para designar el período de crisis vivido entre 1378 y 1417 durante el cual dos papas rivales, uno establecido en Roma y otro en Aviñón, se consideraban el único y legítimo papa), el priorato de Montserrat era fiel al Papa de Roma, aunque el monasterio de Ripoll apoyaba Benedicto XIII de Aviñón. El rey Martín el Humano aconsejó a Benedicto XIII que convirtiera Montserrat de priorato en abadía y pusiera al frente como primer abad a Marco Villalba, quien lo era de Ripoll desde 1408. El 10 de marzo de 1409, una bula papal de Benedicto XIII creó la abadía de Montserrat. Con todo, Ripoll seguía manteniendo ciertos privilegios sobre Montserrat. La tenacidad de su primer abad consiguió una bula del papa Eugenio IV, el 11 de marzo de 1431, que liberaba definitivamente Montserrat de toda servidumbre.

En 1493, Montserrat perdió de nuevo la autonomía. El rey Fernando el Católico envió al monasterio 14 monjes procedentes de Valladolid y Montserrat pasó a depender de la congregación de esa ciudad castellana. Durante los siglos posteriores se sucedieron los abades catalanes y castellanos, y también los abades comanditarios no residentes, entre los que cabe destacar el cardenal Giuliano della Rovere, futuro papa Julio II. Ese mismo año de 1493, un fraile de la orden de los mínimos, antes ermitaño de Montserrat, Bernat de Boil, acompañó a Cristóbal Colón en uno de sus viajes a América, lo que propició la expansión del culto a la Virgen de Montserrat en ese continente.

El siglo XIX fue especialmente trágico para Montserrat: fue incendiado dos veces por las tropas napoleónicas, en enero de 1809 cuando el general Desveaux, con 800 hombres llegó al monasterio, pero perseguido por el somatén, el destacamento francés fue destruido y a partir del 25 de julio de 1811 cuando lo tomaron las fuerzas del mariscal Suchet.

En 1835 Montserrat sufrió la exclaustración (Supresión de las órdenes religiosas en un país ordenada por el poder político) a raíz de la desamortización de Mendizábal, fue saqueado e incendiado y se perdieron muchos de los tesoros. La exclaustración duró poco y en 1844 se restableció la vida en el monasterio. La congregación de Valladolid había desaparecido, por lo que Montserrat volvió a recobrar la independencia eclesiástica. A partir de 1858, bajo la guía del abad Muntadas, el edificio entero se tuvo que restaurar, ya que no habían quedado más que las paredes. Desde 1862 la comunidad montserratina pertenece a la Congregación de Subiaco de la Orden de San Benito, de la que es uno de los principales monasterios.

Durante el franquismo, después de un período cercano al nuevo régimen, el monasterio tomó, a partir de las fiestas de entronización de 1947 y coincidiendo con el abad Aureli M. Escarré, una actitud catalanista y se convirtió en núcleo de resistencia antifranquista.

Desde entonces, el monasterio de Santa María de Montserrat no ha dejado de crecer y actualmente contiene una de las mejores bibliotecas del país, con casi 300.000 volúmenes y 400 incunables. La congregación actual está formada por setenta y seis monjes, repartidos entre Montserrat, El Miracle y Saint Michel de Cuixà. Además, en el monasterio viven los niños que componen la Escolanía de Montserrat, considerada la escuela de canto más antigua de Europa, ya que se fundó en el siglo XIII.

La Escolanía de Montserrat.
Desde sus comienzos, a partir del siglo XIII, la Escolanía de Montserrat ha estado al servicio del Santuario de la Virgen de Montserrat con su canto, bajo la dirección de los monjes benedictinos de la Abadía. Esto la hace una de las escuelas de música más antiguas de Europa que aún está en activo. En el s. XIV encontramos detalles específicos de lo que cantan: la Misa Matinal, la Salve a la Virgen y los "Gozos a la Virgen". Entre estos "Gozos" podemos incluir aquellos del "Libro Rojo" de Montserrat que eran cantados acompañados por instrumentos.

En el siglo XVI los monaguillos son unos 20 y tienen fama de buenos cantores, tanto que fueron invitados a cantar durante la bienvenida del rey Fernando el Católico en Barcelona en 1479.

A comienzos del siglo XVI el Abad y reformador de Montserrat, P. García de Cisneros, confirma la misión especial de los monaguillos en su "Regula Puerorum" (Regla de jóvenes), y los reduce a 12. Con todo, en el monasterio, a finales de siglo habían 18 monjes que eran antiguos monaguillos, y el grupo de monaguillos cantores se ve aumentado con un número de antiguos monaguillos monjes, para poder cantar a voces mixtas (niños y hombres) con acompañamiento de instrumentos y de órgano.

La construcción y consagración de la nueva Iglesia en 1592 (la Basílica actual) fue decisiva para florecimiento que tuvo lugar a lo largo de los siglos XVII y XVIII. A lo largo de estos siglos la Escolanía llega a una cierta perfección y solidez que no se había logrado hasta entonces con su producción e interpretación musicales y este progreso sólo se puede entender por el hecho de que hubieran tantos antiguos monaguillos monjes a finales del s. XVI, que tenían una muy buena formación musical. Se sabe y se tiene constancia de que a lo largo del siglo XVII unos 30 monjes eran antiguos monaguillos.

El trabajo de la Escolanía queda parado a principios del s. XIX cuando las tropas de Napoleón queman el monasterio y la Escolanía en 1811. Tanto la Escolanía como el Monasterio fueron restaurados definitivamente en 1851 tras varios intentos de reconstrucción.

Desde el siglo XVII y hasta finales del siglo XX la responsabilidad de la dirección musical de la Escolanía ha recaído casi siempre en monjes de la comunidad monástica; entre todos podemos destacar el P. Ángel Rodamilans (1874-1936) colaborador del P. Anselm Ferrer (1882-1969); ambos renovaron el repertorio y los estudios musicales de la Escolanía y el P. Ireneu Segarra (1953-1997) que fue el que le dio su reputación internacional y su reconocida calidad musical, el rasgo común entre los tres era el hecho de que eran antiguos monaguillos. Al P. Ireneu lo sucedió P. Jordi-Agustí Piqué organista y director, que dirigió la Escolanía de 1997 hasta el 2000. Bajo su dirección, la Escolanía haga giras en Alemania, Francia y Japón.

Es a partir de este siglo que se rompe la tradición y la responsabilidad de la dirección musical de la Escolanía se encomienda a seglares con probada capacidad de dirección musical.

Así el Sr. Joaquín Piqué, antiguo monaguillo, asume la dirección musical de la Escolanía. De 1998 a 2000 fue el director asistente del P. Jordi-Agustí Piqué. Del año 2000 al 2007 ha sido el Director de la Escolanía y de la Capilla de Música de Montserrat, y es bajo su dirección que la Escolanía ha realizado todas las producciones, grabaciones y colaboraciones recientes.

El Sr. Bernat Vivancos, antiguo monaguillo, pianista y compositor, dirige la Escolanía desde agosto de 2007 y hasta el día de hoy.

Como hechos recientes más destacables, destaca la gira de cinco conciertos en Japón, en la provincia de Hyog -(mayo de 2000) y, el mismo año, la participación en el "Festival de Arte Sagrado de la Ville de París".

En 2001, destacamos los conciertos en la iglesia de St.. Jean de Tarbes (Francia), y con motivo de la exposición "Germinabit", un concierto en la Cancillería del Vaticano (Roma).

Durante 2002, la Escolanía ofreció un concierto en la Catedral de Frankfurt, y otro en la Abadía de San Silvestre de Nonantola (Italia) entre muchos otros.

Últimamente la Escolanía ha participado en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona en la ópera "Pikovaya Dama" de Piotr Tchaikovsky, y ha realizado una gira en Holanda y Bélgica y otra en Puerto Rico.

La Escolanía de Montserrat continúa hoy la tradición musical y educativa que desde hace más de siete siglos cumple en Montserrat. Corazón, escuela y residencia se unen para hacer posible que los monaguillos canten, estudien y se eduquen dentro de una institución que los acoge entre los 9 y los 13 años.

El corazón combina la actividad litúrgica y concertística.

La escuela integra en un solo centro las enseñanzas generales y las musicales, con un amplio equipo de profesionales y con un seguimiento muy personalizado de los alumnos, de 10 a 12 por clase.

La residencia en Montserrat de domingo a viernes, en unas instalaciones nuevas y en un ritmo de vida que facilita la convivencia y el trabajo, es una opción voluntaria para las familias.

La Escolanía ofrece con ello a los monaguillos unas posibilidades de formación al nivel de los mejores coros-escuela de chicos de Europa. La Unión Escolanía de Montserrat. - Es una asociación singular que, a lo largo de cien años, ha permitido que quienes un día fuimos investidos monaguillos de Montserrat hayan podido mantener contacto entre ellos y el monasterio y proyectar a través de actividades culturales y sociales del espíritu que recibimos durante aquellos años de infancia y que, sin duda, han influido en la vida personal de cada uno de nosotros. Una de las mejores fuentes para conocer la vida de la Unión en el primer periodo es el llamado "Libro de Oro de la Escolanía de Montserrat", editado en junio de 1936 (hace 77 años) en ocasión del homenaje que los antiguos monaguillos hicieron al abad Antoni M. Marcet en el 50 aniversario de su ingreso en la Escolanía, y que contiene datos históricos, estadísticos, un costumbrario y también un historial de la Unión.

Todos estos elementos se pueden completar con el "Libro de Actas de la Unión de Monaguillos de Montserrat", que va del 15 de abril de 1913 al 12 de julio de 1959, y que nos aporta mucha información no sólo sobre el desarrollo económico de la entidad sino también sobre detalles para comprender el ambiente de cada época. Para estas fuentes mencionadas sabemos que una nota de prensa convocó en un domingo no precisado de 1912 a"los que hayan sido discípulos de la Escolanía de Montserrat" a una reunión en una tienda de la calle Cucurulla, núm. 9, de Barcelona. La finalidad de la reunión era la constitución de una Comisión, presidida por el asistente más anciano y actuando de secretario el más joven, que habría de redactar los Estatutos de la organización naciente. Cuando tenían avanzada la redacción de los Estatutos, fue elegido abad de Montserrat, el P. Antoni M. Marcet, que sería el primero de los tres abades que eran antiguos monaguillos del siglo XX. Recibida la bendición abacial el 26 de enero de 1913, el abad Marcet aceleró la organización de la asociación que nacía, así el 15 de abril de 1913 tenía lugar la primera reunión constitutiva de la Unión, uno de los objetivos de la cual fue ayudar a la continuidad de los estudios musicales de los chicos que acababan la estancia en la Escolanía.

Volver al listado de abstracts