Volver al listado de abstracts

Prim-Faceta Castrense




Acto nº 54
Tipo de acto Tertulia
Fecha 12 de Junio del 2014
Lugar Círculo artístico de Barcelona
Titulo Prim-Faceta Castrense
Realizado por Clemente Herrero


Except:

Juan Prim, faceta militar



Clemente Herrero Fabregat Catedrático Emérito de la Universidad Autónoma de Madrid



La figura de Juan Prim Prats, conocido como el General Prim, ha sido estudiada desde muchas perspectivas pero curiosamente es bastante desconocida su persona desde un aspecto puramente castrense. Juan Prim nació en Reus el 6 de diciembre de 1814, falleciendo a los 56 años el 30 de diciembre de 1870 a causa de las heridas infectadas que le causó un atentado que sufrió tres días antes, tuvo una vida intensa como militar ya que pasó de soldado franco a la edad de 20 años a General (Mariscal de Campo) a los 29.

Su historial castrense hay que enmarcarlo dentro de dos contextos, uno histórico y otro relativo a la ciencia militar. El primero ha sido ampliamente estudiado en este ciclo de conferencias, se sitúa su actividad militar en el reinado de Isabel II, incluída la regencia de María Cristina y del General Espartero. Es un momento básico en la historia de España en el que se constituye lo que el historiador Tuñón de Lara denomina el capital social fijo que va a permitir un desarrollo en la economía española. Las medidas desamortizadoras junto con las leyes de ferrocarriles, bancarias y de sociedades permitieron en cierto modo una incipiente modernización de la economía española, pero siempre bajo la mirada atenta de la oligarquía y el caciquismo.

Respecto al contexto castrense hay que situarlo en un momento en el que se dio un gran avance de la ciencia militar debido a las innovaciones en esta materia que aporto la obra del militar prusiano Karl Clausewitz (1780-1831) que escribió en ocho volúmenes un amplio estudio titulado De la Guerra, en él se distinguen dos conceptos básicos, estrategia y táctica. La primera hace referencia al plan general y dirección de las campañas militares por lo que escoge las direcciones que se deben seguir, los puntos que se deben ocupar, las masas que se deben emplear para obtener la victoria, auxiliándose con la geografía, la estadística, la política, la organización, constituyendo la llamada ciencia militar. El segundo concepto es considerado como el arte militar de combatir, de combinar en un momento lo establecido por la estrategia el desarrollo de una batalla teniendo en cuenta los factores topográficos, los suelos, ríos, las iberas, bosques, etc.

A estas innovaciones hay que añadir la aportación del Teniente General del ejército italiano G. Sironi que escribió un libro titulado Geografía militar de Europa. Ensayo de Geografía estratégica, traducido tardíamente al español en 1885. Estableció los siguientes conceptos fundamentales: teatro de la guerra constituido por el conjunto de las regiones terrestres y marítimas en que los ejércitos de dos naciones beligerantes pueden combatir. Teatro de operaciones, que es aquella parte del teatro de la guerra en que tienen lugar efectivamente las operaciones militares estratégicas y tácticas de los ejércitos. Zona de operaciones, porción del teatro de operaciones que recorre un ejército con un fin propuesto, ya opere aisladamente, ya opere en combinación con un ejército auxiliar.

Según la moderna ciencia militar el ejército puesto en movimiento parte de una base de operaciones y mediante las líneas de operaciones o invasión, y se dirige hacia unos objetivos, apareciendo en este movimiento dos conceptos: los de frente estratégico, y frente de operaciones. Dentro del movimiento de los ejércitos se pueden dar las siguientes situaciones: combinación estratégica, movimiento envolvente, contacto estratégico, diversión estratégica y demostración estratégica

Todos estos nuevos planteamientos estratégicos llevan a la necesidad de tener un perfecto conocimiento del terreno, que en muchos casos de guerras recientes del período estudiado no fue así, con una gran ignorancia del espacio geográfico por parte de los propios soldados. Posteriormente en el último tercio del siglo XIX los estudios geográficos empezaron a tener un gran auge después de la guerra franco-prusiana. Se acusó a los soldados franceses de un total desconocimiento del terreno.

Utilizando este contexto de la nueva ciencia militar y teniendo como base su Hoja de Servicios que se adjunta en el anexo I, se van a estudiar las principales campañas en las que participó. El estudio detallado de la misma muestra una gran actividad militar, de toda esta actividad, entre muchas se han escogido dos campañas y acciones de guerra mayores, y otras dos menores, que se detallan a continuación.



1. CAMPAÑAS DE GUERRA MAYORES

Se distinguen dos, la Primera Guerra Carlista en la que se formó como militar entrando en el ejército como soldado franco ya que en ese período no existían los centros o academias militares. La otra campaña en la que se forjó su leyenda como un militar valiente fue la guerra de África.

1.1. Primera Guerra Carlista (1834-1840)

Su acción militar se va a encuadrar en recuperar todos los territorios que en 1835 fueron cohesionados por el general carlista Guergué que unificó las partidas dispersas catalanas. Encabezó una expedición que partiendo de una base de operaciones en Navarra tenía como objetivo el dominio de Catalunya. La línea de operaciones salió de Estella, pasó por Huesca, Lérida, conquisto Solsona, Berga y Gerona. Finalizada la expedición, que había sido un paseo triunfal, inicia el regreso a Navarra el 22 de noviembre de 1835.





Figura 1. Teatro de la Primera Guerra Carlista



En la contraofensiva de los ejércitos liberales es en la que se forja la carrera castrense del General Prim, que no tenía ninguna preparación militar ni procedía de la nobleza, por lo que sus comienzos en la milicia empezaron en los primeros peldaños. Como simple combatiente, desde el primer encuentro con los carlistas, demostró una intrepidez y valor que le llevan al enfrentamiento cuerpo a cuerpo con el enemigo, empezando a crearse a su alrededor una fama merecida al abatir a varios jefes de partidas carlistas. En pocos meses será ascendido a oficial. Desde 1835 a 1840 participó en las siguientes acciones que se enmarcan en la contraofensiva de los ejércitos liberales para expulsar a los carlistas de Catalunya. En 1835 se destacan seis acciones como soldado (Anexo II) por lo que fue ascendido a Teniente el 12 de abril de 1835. En 1836 destacan cuatro acciones en las que mostró un gran valor. Intervino en los hechos de guerra de San Feliu y San Miguel de Serradell y en el levantamiento de Puigcerdá en 1837. Pero sobre todo destaca su participación en el dominio militar del triangulo estratégico de Olot, Vich y Berga en 1838. En 1839 participó en la conquista de Ager por lo que fue nombrado mayor de batallón sobre campo de batalla. Después de la conquista de Peracamps en la que se distinguió los carlistas catalanes cruzaron la frontera francesa el 6 de julio de 1840.

Se puede afirmar que la primera guerra carlista fue para Prim la academia militar en la que se formó como militar. Prácticamente en cuatro años pasó de soldado franco a Coronel. Al terminar la guerra tenía 26 años, había tomado parte en 35 acciones, conseguido todos los grados en el campo de batalla y su nombre era ya un símbolo de valor. Un aspecto a investigar en su carrera militar es si se forjó como un estratega, que diseña las acciones, o como un táctico que las lleva a cabo. Por su valor en el campo de batalla parece ser que fue más bien un militar táctico, pero esto es una afirmación que requiere una investigación a fondo.



1.2. Guerra de África.

Fue un conflicto bélico con el Imperio de Marruecos cuya causa fueron los ataques a Ceuta, aprovechados por el gobierno de Unión Liberal del General Leopoldo O'Odonell para distraer problemas de tipo interno. Se declaró la guerra a Marruecos el 22 de octubre de 1859 tras recibir el consentimiento de los gobiernos francés e inglés. La guerra, que duró cuatro meses, se inició en diciembre de 1859 cuando el ejército desembarcado en Ceuta el mes anterior comenzó la invasión de Marruecos.

La base de operaciones fue Algeciras, y el objetivo último era la toma de Tetuán y la ocupación del puerto de Tánger. La línea de operaciones partía de Ceuta, pasaba por Castillejos, Alturas de la Condesa, Campamento del Hambre, Montenegro, Tetuán, Wad Ras, Puerto de Tánger. En la figura 2 se muestra dicha ofensiva con flechas rojas. El ejército estaba compuesto por 36.000 hombres, 65 piezas de artillería y 41 navíos entre buques de vapor, de vela y anchas. O'Donnell dividió las fuerzas en cuatro cuerpos de ejército, y uno de los cuales bajo el mando del general Prim. Dominada la zona que rodeaba Ceuta el 25 de diciembre de 1859 se inició el avance hacia Tetuán al amanecer.



Figura 2. Zona de operaciones en la Guerra de África



El primer cuerpo del ejército permaneció en Ceuta, con el fin de proteger la ciudad. El ejército de vanguardia al mando del General Juan Prim, siguió un itinerario norte-sur paralelo a la playa de Tarajal. En su avance tuvo el apoyo por el flanco derecho, frente a la playa, de la escuadra que protege la columna y se encarga de evacuar y trasladar a bordo a los heridos y de dar apoyo, en caso necesario, a las tropas de tierra. Por el flanco izquierdo la otra columna se atrincheró en zonas altas del valle para proteger el avance. Tras la vanguardia, está el resto del ejército expedicionario.

De esta forma se inicia el avance entrando en el valle de los Castillejos a 4 kilómetros de Ceuta. En esta marcha hay un momento de peligro en el que el general Prim toma la bandera del regimiento, arenga a las tropas y se lanza contra las filas marroquíes (Figura 2, Anexo III). Las tropas reaccionan y, realizando un gran esfuerzo, siguen a su general reforzados por nuevos batallones enviados por el general O'Donnell. Se traban nuevos combates que obligan a los moros a retirarse ganando los españoles. Por estas acciones fue nombrado Marqués de Castillejos.



Figura 3. El general Prim en la batalla de Castillejos



Al día siguiente, 2 de enero, el frente está en relativa calma y las tropas marroquíes se retiran en dirección a Tetuán. En la expedición militar el objetivo siguiente fue Tetuán batalla que se dio entre el 4 y 6 de febrero de 1860 en la que intervino Prim con una columna del flaco derecho que protegía a la masa de artillería que se encontraba en el centro. Vencido el ejército marroquí en la batalla de Wad-Ras, 23 de marzo de 1860, se firmó la paz del mismo nombre. Según la Hoja de Servicios del General Prim su participación en estas dos batallas fue muy importante. El escritor granadino Pedro Antonio de Alarcón escribió Diario de un testigo de la guerra de África reflejando todas las acciones militares.



2. CAMPAÑAS DE GUERRA MENORES.

Si las dos campañas de guerra en las que intervino del General Prim sirvieron la primera para formarse como militar y la segunda para adquirir fama de militar valerosos, las dos campañas de tipo menor fueron también importantes y demostraron su personalidad como militar progresista y democrático. 2.1. Participación en la guerra de Crimea

La Guerra de Crimea (octubre de 1853 y febrero de 1856) entre Turquía, Gran Bretaña, Francia y el reino de Cerdeña por un lado, y Rusia por otro, se dio básicamente por la necesidad del Imperio Ruso de salir al Mediterráneo, lo que suponía una seria amenaza a las rutas comerciales de Gran Bretaña con la India y a los intereses comerciales y financieros de Francia en Turquía.

La tendencia de los pueblos eslavos de buscar los mares cálidos ha sido permanente en la geopolítica, siempre se han opuesto a ella las potencias occidentales, razón por la que después de la desmembración del Imperio turco quedó la llamada Turquía europea que controla los estrechas de Bósforo, el mar de Marmara y el de Dardanelos. Vicens Vives recoge este hecho en su Tratado General de Geopolítica.



Figura 4. Tendencia rusa a salir al Mediterráneo

El motivo aparente de este enfrentamiento surgió por las diferencias entre monjes ortodoxos, respaldados por Rusia, y monjes católicos, apoyados por Francia, por la custodia de los Santos Lugares en Tierra Santa. Rusia se declaró protectora de los varios millones de cristianos ortodoxos que vivían bajo dominio turco. El zar Nicolás I envió una delegación al sultán de Turquía para coaccionarle y conseguir así que firmara un acuerdo por el que se permitía a Rusia intervenir en territorio turco cuando se viera amenazada la seguridad de los cristianos. El tratado no fue aceptado por el Sultán quien además pidió ayuda a Gran Bretaña y Francia. Rusia invadió Valaquia y Moldavia, en aquella época territorio turco, y el Sultán declaró la guerra al Zar. Inicialmente el Ejército otomano en solitario hizo frente al ruso con cierto éxito. Cuando la flota rusa hundió a la débil armada turca al sur del Mar Negro causando la muerte de 4.000 marinos, cambió la situación. El Gobierno inglés declara la guerra a Rusia el 28 de marzo de 1854



Figura 5. Teatro de la guerra de Crimea



España declaró oficialmente su neutralidad. El General Prim estuvo en dos ocasiones en Turquía según su Hoja de Servicios La primera antes del inicio del conflicto dirigiendo una comisión militar de observadores para examinar lo que estaba ocurriendo y asistir a las operaciones si llegaba a estallar la guerra. Sin embargo, la comisión no se mantuvo neutral y colaboró con el Ejército turco en diversas cuestiones de planeamiento y asesoramiento, al mismo tiempo que Prim mantenía una excelente relación con el Sultán, lo que supuso al Gobierno español problemas diplomáticos con los rusos que acusaban al gobierno español de falsa neutralidad. Una vez declarada la guerra participó asesorando al sultán por lo que fue recompensado con un sable de oro (Anexo IV). En septiembre de 1855 se terminó el sitio de Sebastopol cuando las tropas franco- británicas tomaron las plaza. Tras esta derrota, Rusia se vio forzada a pedir la paz en 1856.

La postura de neutralidad en la guerra de Crimea sí fue favorable para la economía española; no puede olvidarse el beneficio que representó para la agricultura, ya que justamente durante el bloqueo, y concretamente entre 1853 y 1855, la exportación de granos españoles pasó de 431 millares de quintales métricos de los años 1849-1852 a 1.737 en el período de 1853 a 1856.

La expedición a México

Ante las medidas del gobierno de Benito Juárez de cancelar la deuda externa mejicana, Francia y Gran Bretaña en 1861 decidieron enviar un ejército a México para deponer al gobierno. Además se argumentó supuestos agravios cometidos contra los súbditos de aquellos países. A esta empresa se sumó el gobierno de O'Donnell ya que en el origen de la intervención española estaba el hecho de que Juárez había derrocado al gobierno conservador mexicano de Miramón, al que España reconocía, y una vez en el poder había expulsado al embajador español (1861). Las potencias europeas decidieron tomar las aduanas de Veracruz y Tampico para cobrarse la deuda con sus ingresos.



Figura 6. Zona de actuación de la expedición española a México dirigida por el General Prim



Al frente del cuerpo expedicionario español fue nombrado el general Prim (Anexo V), que apoyó la alternativa negociadora propugnada por los británicos, frente a la postura más belicista e intransigente de los franceses, empeñados en acabar con la república mexicana e instaurar la monarquía en la persona de su candidato, Maximiliano de Austria. Prim se opuso a que Napoleón III entronizara a su candidato como emperador de México. Retiró sus tropas de la expedición vaticinando el fracaso de una monarquía impuesta por Francia. Al cabo de cinco años Maximiliano fue fusilado por los propios mexicanos.



CONCLUSIONES

El análisis realizado en esta conferencia de la faceta militar del General Prim lleva a las siguientes conclusiones:

1ª. Su formación como militar se realizó en el campo de batalla ya que entró como soldado franco durante la Primera Guerra Carlista en Catalunya durante la cual alcanzó el grado de Coronel.

2ª Adquirió su fama como militar en la Guerra de África, destacando en la batalla de Castillejos en la que alcanzó méritos militares que le valieron el titulo de Marques de Castillejos.

3ª En las acciones menores en las que participó se demostró su fama de militar progresista ya que estuvo con las democracias occidentales en la guerra de Crimea, y se opuso a la pretensión de Napoleón III de imponer por la fuerza a Maximiliano de Austria como Emperador de México, retirándose de la campaña.

4ª. Es necesario profundizar en su numeroso expediente militar para determinar más exactamente las características militares del General Prim tanto en su vertiente estratégica como táctica.





FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

-ARCHIVO GENERAL MILITAR. Expediente de Juan Prim Prats AGMS/CELEBRES/Caja 136/EXP. 1/ Carpeta 1. Número de imágenes: 36

-ALARCON, Pedro Antonio (1898): Diario de un testigo de la Guerra de África. Madrid Estab. Tip. "Sucesores de Rivadeneyra".

HERRERO FABREGAT, Clemente: La Geografía Militar en España (1819-1936). Granada: Grupo Editorial Universitario.







• ANEXO I Detalle de la Hoja de Servicios del General Prim



















ANEXO II Acciones del General Prim durante la Primera Guerra Carlista





Acciones en el triangulo estratégico de Solsona, Berga y Vich





ANEXO III Acciones en las que intervino el general Prim en la Guerra de África













ANEXO IV Prim y la guerra de Crimea













ANEXO V El general Prim en la expedición a México







Volver al listado de abstracts